¡Envío gratis a todo México en compras mayores a $1,500 pesos!

Consejos para conservar tu café.

 

Guarda el café en un recipiente hermético a temperatura ambiente y fuera de la luz directa del sol. No es recomendable guardarlo en el refrigerador ya que absorberá los aromas de todos los demás alimentos. Congelarlo, en cambio, sí es una opción, aunque hay que tener en cuenta que al sacarlo envejecerá más rápido por las microfisuras creadas por las bajas temperaturas.

Lo recomendable es comprar solamente el café que vas a  beber esa semana.

El café es "no perecedero", por lo que no supone un peligro utilizarlo una vez pasada la fecha de consumo preferente. Al café, ya sea en grano o molido, no le sientan bien ni las temperaturas elevadas, ni la humedad, ni la sequedad excesiva, ni la luz ni el oxígeno (cuanto más en contacto con el aire esté, antes se deteriorará).

Así, un armario o alacena es el lugar ideal para guardarlo.